*La revista The New Yorker difundió los testimonios de cuatro mujeres que dijeron haber sido agredidas por Schneiderman cuando sostenían relaciones sexuales con él.

Redacción

Otro País Noticias, Ciudad de México, 7 de mayo de 2018.- El fiscal general del estado de Nueva York Eric T. Schneiderman, se vio forzado a renunciar abruptamente anoche tras la revelación de una serie de acusaciones por violencia sexual. La revista The New Yorker difundió los alegatos de cuatro mujeres que dijeron haber sido agredidas por el fiscal cuando sostenían relaciones sexuales con él.

Schneiderman, demócrata de carrera, ha sido una de las voces más vocales contra Donald Trump y a favor de #MeToo, movimiento que denuncia la violencia contra las mujeres y que el año pasado reveló los abusos de personajes como el productor Harvey Weinstein, el comediante Louis CK, el periodista Tom Brokaw, y el magnate republicano Steve Wynn.

A las pocas horas de la publicación de la historia el gobernador de Nueva York, el también demócrata Andrew Cuomo, pidió la renuncia de Schneiderman, quien difundió un comunicado donde explicó que debido a los alegatos en su contra se veía forzado a hacerlo. “Ha sido mi gran honor y privilegio servir como fiscal general para el pueblo del estado de Nueva York”, declaró el funcionario en un comunicado. “En las últimas horas, serios alegatos, que yo fuertemente contradigo, se han hecho en mi contra”.

Las mujeres, quienes tuvieron relaciones románticas con el funcionario en diferentes momentos, acusan a Schneiderman de haberlas golpeado, abofeteado y ahorcado en contra de su voluntad

El fiscal dijo que las acusaciones “no están relacionadas con mi conducta profesional o la operación de mi oficina, efectivamente me previenen de liderar el trabajo de mi oficina en este momento crítico”, explicó. “Por lo tanto renuncio a mi cargo, de manera efectiva al cierre de operaciones del 8 de mayo, 2018”.

Las mujeres, quienes tuvieron relaciones románticas con el funcionario en diferentes momentos, acusan a Schneiderman de haberlas golpeado, abofeteado y ahorcado en contra de su voluntad. El abogado reconoció haber participado en juegos de carácter sexual, pero aseguró que siempre había sido de forma consensuada: “No he asaltado a nadie. Nunca he practicado sexo no consensual, es una línea que no cruzaría”.

Schneiderman estaba impulsando una ley que le permitiera procesar a los colaboradores del presidente Donald Trump en caso de que recibieran un perdón presidencial. Ante la ley, el presidente de EU tiene la autoridad de perdonar y conmutar cualquier crimen del orden federal, sin embargo, no tiene poder sobre los casos que persigan los fiscales estatales.

Fue también uno de los fiscales que se enfrentó al gobierno federal cuando Trump instituyó el muslim ban para prohibir la entrada a EU a ciudadanos de varios países con poblaciones mayoritariamente musulmanas.

Apenas ayer el fiscal anunció que, junto con otros 8 fiscales generales estatales, iba a demandar al Scott Pruitt, administrador de la Agencia de Protección Ambiental que desde su llegada ha devastado los poderes y regulaciones de su propia dependencia en pro de los intereses industriales.