Los cárteles del narcotráfico concentran hoy su trasiego de drogas en seis puertos de México, cinco del Pacífico y uno del golfo, donde llegan embarcaciones con carga oculta de diferentes formas.

Los puertos son Manzanillo, en el estado de Colima; Lázaro Cárdenas, Michoacán; Mazatlán, Sinaloa; Ensenada, Baja California; La Paz, Baja California Sur, y Ciudad del Carmen, Campeche, precisa un reportaje publicado este martes por el diario El Universal.

En sus instalaciones se registra la mayor presencia de grupos de la delincuencia organizada, principalmente de los cárteles Jalisco Nueva Generación y de Sinaloa, según un reporte de inteligencia naval.

A los mencionados puertos arriban embarcaciones provenientes de Colombia, Perú, Ecuador y Panamá con banderas de otras naciones, las cuales transportan drogas, revela el diario.

Los medios de ocultamiento son muchos, pero entre los más detectados figuran pacas atadas y sumergidas a modo de torpedos cargados, mientras otros son pequeños contenedores de diversos tamaños pegados al casco de las embarcaciones.

En los primeros 15 meses de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de Marina, en coordinación con otras autoridades, decomisó 144 toneladas de drogas en 22 de los 102 puertos de ambos litorales del país, señala El Universal.

El puerto de Mazatlán, uno de los más importantes del país, concentra alrededor del 80 por ciento del total de la droga requisada.

Ese tráfico genera elevados índices de violencia en estados costeros como Colima, Michoacán y Baja California, entre otros, debido a la lucha entre los cárteles por controlar las rutas de su circulación.

Esa situación explica la decisión del gobierno central de poner los puertos bajo el mando de la Secretaría de Marina, lo cual debe aprobar la Cámara de Diputados.