*Curiosidades mundialistas en el último tramo de la Copa del Mundo

 

Otro País Noticias, Moscú, 9 de julio (EFE).- En el mundo del fútbol nada es lo que parece. La chilena (el remate en escorzo de espaldas a la portería) la inventó un jugador español, el bilbaíno Ramón Unzaga, quien emigró junto a sus padres a Talcahuano (Chile), en 1906. Unzaga se nacionalizó chileno con 18 años y con la “Escuela Chorera” anotó sus primeros goles de esa forma. Su participación con la selección chilena en los Sudamericanos de 1916 y 1920 propició que su peculiar remate fuese popularizado como “chilena” por la prensa sudamericana.

El “hat trick”, mientras, es un término importado del críquet. Según la tradición, en 1858, H.H. Stephenson logró de forma consecutiva tres “wickets” (derribó los tres palos detrás del bateador) durante un encuentro en Sheffield. Los aficionados hicieron una colecta y le compraron un sombrero. De ahí, procedería la palabra “hat” y ¿el truco? (trick). Parece que se comenzó a utilizar como lugar común por asociación con los trucos de los magos (truco de la chistera) de boga en la segunda mitad del siglo XIX. El fútbol lo adoptará para aquel que marca tres goles, al que no se le da un sombrero, sino el balón del partido.

Resultado de imagen para "hat trick" futbol

El soccer, por último, no es un invento estadunidense, sino inglés. Pese a que haya sido en Estados Unidos donde se ha popularizado (Major League Soccer, se llama su liga profesional), la palabra surge en el Reino Unido, también a mediados del siglo XIX como abreviatura de “Association” (Football Association para diferenciarse del Football Rugby). A ello, se le añadió el sufijo -er, una moda entre las clases acomodadas de la época. Pese a que en el Reino Unido terminó desechándose en favor de “football”, que se impuso en prácticamente todo el mundo, sí tuvo éxito en Estados Unidos, ya que el “american football” copaba todo el espacio.