Otro País Noticias,  México CIUDAD DE MÉXICO, 8 de septiembre de 2019. — Desde el Hospital Rural San Carlos de Tamaulipas, el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador reprochó una vez más las condiciones en que fue heredado el sistema de Salud pública del país. “Es un milagro que se haya mantenido en estos últimos años, pero resistió la tormenta, el vendaval neoliberal y están de pie estos hospitales”, expresó la mañana de este domingo.

Durante la gira que realiza por las unidades del IMSS Bienestar que suma 52 visitas del Primer Mandatario, explicó que le faltan 28 por revisar, porque aseguró que se va a fortalecer el desarrollo de este programa.

El Jefe del Ejecutivo hizo un recuento de los cambios de nombre en el programa pero aseguró que la modernización será una realidad con cuatro acciones: Que no falten medicinas en hospitales ni centros de salud, la contratación de personal médico, concluir unidades hospitalarias heredadas en obra negra y mejora de instalaciones, y por último, basificar las plazas por antigüedad. “Nos dejaron un tiradero de obras inconclusas en todo el país, lo que hacían era iniciar obras de hospitales, como 309 unidades médicas y hospitales abandonados al grado que tenemos que decidir cuáles son los que van a recibir apoyo para terminarlos y cuáles no, para no seguirle metiendo dinero bueno al malo”, señaló el Presidente.

“Hay algunos que se hicieron y no se justificaba porque había un hospital y vinieron a hacer otro… vamos a fortalecer los que tenemos y optimizar los presupuestos que es dinero del pueblo, que mejores los centros de salud, que se reemplace el equipo médico, hay equipos que están para el museo y que haya ambulancias, en fin, que se cuente con todo lo indispensable”, detalló. Para ello, se designo el arquitecto Carlos Sánchez Meneses, para poder hacer un análisis de las obras que vale la pena continuar, y de las que serán canceladas completamente durante la actual administración para evitar derroches. López Obrador estuvo acompañado de la doctora Gisela Juliana Lara Saldaña, titular de la unidad del programa IMSS-Bienestar, el secretario de Salud Jorge Alcocer, Zoé Robledo, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Juan Antonio Ferrer Aguilar, es el encargado del Instituto de la Salud para el Bienestar.

Reiteró que el personal de los servicios de salud pública que trabaje en las zonas rurales o más apartadas del país, tendrán mejor remuneración que los que radiquen en regiones urbanas. López Obrador explicó que como en la educación pública, donde se entregar el apoyo para el mantenimiento de las escuelas de manera directa a los padres de familia y personal de las instituciones, se analiza algo similar en los centros de salud. “Desde la Tesorería de la Educación les va a llegar el cheque a su escuela para que el Comité de padres de familia se haga cargo del mantenimiento de las escuelas”, apuntó.

El texto original de este artículo fue publicado por la Agencia Quadratín