Otro País Noticias, Washington, 31 Ago (Notimex).- Canadá y Estados Unidos se mantienen lejos de alcanzar un acuerdo comercial en principio, luego de que ambas partes parecen renuentes para acercar posiciones y lograr un compromiso que los lleve a un anuncio en las próximas horas de este viernes.

“Estamos buscando un buen acuerdo, no sólo cualquier acuerdo. Sólo vamos a estar de acuerdo con un convenio que sea bueno para Canadá. No estamos aún ahí”, subrayó la canciller canadiense Chrystia Freeland.

La ministra habló por algunos minutos con periodistas apostados afuera de la sede de la representación comercial (USTR), después de casi tres horas de conversaciones con su contraparte estadunidense, el embajador Robert Lighthizer.

Freeland insistió que ambas partes han trabajado duro la mañana de este viernes, como lo han hecho por más de un año, pero reiteró que “no hemos llegado ahí todavía”, en referencia a un acuerdo.

La canciller canadiense, quien reinició este viernes sus conversaciones tras “una noche de reflexión”, rehusó hablar del o los temas que se presentan como “escollos” a superar para lograr un acuerdo que permita mantener el carácter trilateral de un acuerdo comercial con Estados Unidos y México.

Freeland evitó responder si Estados Unidos estaba negociando de buena fe cuando fue cuestionada al respecto, recordó que las posiciones de los dos países se mantenían distantes al inicio de las negociaciones hace un año, “y creo que en este punto sabemos lo que cada parte necesita”.

“Mi trabajo es encontrar el acuerdo que funcione para Canadá, y estoy trabajando muy duro para hacer eso, y sé que el embajador Lighthizer tiene un buen entendimiento de la posición canadiense”, precisó.

Por la mañana, la oficina de Lighthizer negó reportes de que Canadá hubiera accedido a realizar concesiones en el sector de lácteos, donde Ottawa mantiene una postura firme.

Freeland hizo notar que además de la mayor frontera no militarizada del mundo, el mercado canadiense es mayor al de China y al de Reino Unido, con un intercambio comercial diario de dos mil millones de dólares, “y por supuesto es una relación importante para ambos lados”.

“Nuestro trabajo ahora en el cuarto (de negociaciones), como canadienses, es trabajar realmente duro para encontrar esos resultados en que todos ganan, y al final del día, siempre, estar por la defensa de los intereses y los valores canadienses”, enfatizó.

La expectativa de un acuerdo en las próximas horas deriva del anuncio hecho el lunes por Lighthizer sobre su intención de presentar este viernes al Congreso estadunidense la conclusión de las negociaciones con México.

Sin embargo, Lighthizer cuenta con 30 días adicionales para presentar el documento final que podría incluir eventualmente a Canadá, si las discusiones se extienden más allá de este viernes.

Canadá no retirará subsidios: Trudeau

Por su parte, en Ottawa, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, afirmó hoy que Estados Unidos quiere que Canadá suspenda su sistema de control de suministro de lácteos, acusó que ese país también subsidia a su industria agrícola y advirtió que su gobierno no suspenderá dicho mecanismo.

Al tiempo que la negociadora canadiense Chrystia Freeland decía a los reporteros en Washington DC que ella y el embajador Robert Lighthizer aún no llegan a un entendimiento, Trudeau dejó en claro la posición que mantiene su gobierno en la mesa de diálogo.

“Estados Unidos subsidia a sus productores dándoles cientos de miles de dólares al año (…) Sabemos muy bien que los estadunidenses quisieran que nos deshagamos de nuestro sistema de control (de suministro agrícola), pero no tenemos la intención de hacerlo y no lo haremos”.

Trudeau recalcó: “Protegeré y defenderé nuestro sistema de control de suministro porque funciona no sólo para los productores, sino también para los consumidores canadienses”.

Refirió que durante este largo proceso de renegociación, que ya superó el año, Canadá ha sido muy claro sobre cuáles son sus “líneas rojas”, es decir cuál es el espacio para “dar y tomar”, y agregó que esto “lo tomamos muy en serio en las renegociaciones”.

El sistema canadiense de control de suministro en lácteos ha sido puesto por Trump en el centro de las negociaciones bilaterales para incorporar a Canadá a un acuerdo ya alcanzado con México a principios de esta semana y que puso en jaque a los negociadores canadienses.

“Tenemos un sistema de control que protege a nuestros productores y asegura la confiabilidad de nuestros productos agrícolas”, señaló el primer ministro, quien prometió que Canadá defenderá hasta el último minuto en las negociaciones con Estados Unidos los intereses de los canadienses.

Desde un centro automotriz en Oshawa, Ontario, dijo que Canadá reconoce “el reto” que representa negociar con EU pero que seguirá en esta decisiva mesa bilateral negociando “de buena fe y en forma constructiva” en búsqueda de firmar el acuerdo correcto para Canadá.

Nuestra meta es tener un comercio libre, fluido y justo con Estados Unidos y la mejor forma es avanzar en un TLCAN que sea un buen acuerdo para Canadá”.

“Continuaremos negociando en una forma positiva, pensativa y constructiva”.

Aunque, aclaró que al menos en la industria petrolera, las exportaciones canadienses buscarán mercados adicionales al estadunidense.

Al referirse a la necesidad de continuar con la expansión del oleoducto Trans Mountain, que llevará petróleo de Alberta hacia la costa suroeste del país, que incluye Columbia Británica y el estado de Washington en EU, y que fue detenido la víspera por la Corte de Apelaciones por su impacto ambiental en las reservas indígenas, Trudeau marcó distancia de su principal socio comercial.

“Tener sólo a Estados Unidos como el mercado para el 99 por ciento de nuestros productos petroleros ya no hace sentido, por lo que la expansión del oleoducto está en el mejor interés de los canadienses y lo vamos a defender”.

Recalcó que Ottawa sólo firmará un acuerdo que sea benéfico para los canadienses y que “ningún acuerdo es mejor que un mal acuerdo”, con lo que parece disiparse la esperanza de que este viernes Canadá se una al “entendimiento” entre sus dos socios para modernizar el TLCAN.

No obstante, Trudeau destacó que sí es posible alcanzar un acuerdo que funcione en el interés de todos porque en Norteamérica “la colaboración y cooperación de los tres países ha resultado en un extraordinario crecimiento económico y en bueno empleos para los trabajadores de la región”.