Otro País Noticias, Tixtla, Gro., 13 de julio de 2018 (Eduardo Yener Santos / Quadratín Guerrero).- Sin la presencia de los padres de los 43 ni de las organizaciones sociales que buscan justicia por los alumnos desaparecidos en 2014, este viernes egresó la generación 2014-2018 de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, estudiantes que sobrevivieron a los hechos de Iguala el 26 de septiembre de aquel año.

De esta generación egresaron 74 nuevos maestros en las licenciaturas en intercultural bilingüe y en educación primaria, pero hicieron falta Julio César Mondragón Fontes, Julio César Ramírez y Daniel Solís, asesinados la noche del 26 de septiembre, así como Aldo Gutiérrez Solano, quien permanece en coma tras recibir un balazo en la cabeza, y los 43 desaparecidos.

La generación lleva el nombre “26 de septiembre, tres semillas, 43 esperanzas”, en alusión a la fecha en la que policías municipales de Iguala y un grupo armado atacaron a los normalistas.

En el acto protocolario estuvo presente Cuitláhuac Mondragón Fontes, tío de Julio César, y en su participación llamó a los egresados a ser profesionales responsables y no olvidarse de la trágica noche de Iguala para que llegue la justicia.

Octavio Castillo, normalista egresado que dirigió las palabras de agradecimiento, llamó a sus compañeros a no olvidarse de los caídos, y afirmó que su generación termina sus estudios con sentimientos encontrados porque por un lado se enorgullecen por alcanzar una meta, y por otro se entristecen por la falta de sus compañeros.

La generación 2014-2018 vistió saco y corbata en color azul, y fue apadrinada por los maestros de la escuela, encabezados por el director Víctor Fernando Díaz y el dirigente de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero, Arcángel Ramírez Perulero.

En el acto de clausura no estuvieron presentes los padres de los 43 normalistas ni abogados de Tlachinollan, organización que lleva el caso Ayotzinapa y que siempre ha acompañado a la normal en sus acciones de lucha.