“Me quito el sombrero”, dijo Rick Perry al considerar que es una buena meta del próximo gobierno poner fin a la importación de gasolinas, la mayoría proveniente de su país.

De la redacción

Otro País Noticias, Ciudad de México, 16 de agosto de 2018.- El secretario de Energía estadounidense, Rick Perry, elogió el objetivo del presidente entrante de México de poner fin a las importaciones masivas de gasolina y diésel, casi todas ellas provenientes de Estados Unidos, como una medida que impulsará la prosperidad de su vecino del sur.

Durante una visita a la capital mexicana, en la que se reunió con funcionarios actuales y asesores del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, Perry hizo a un lado las preocupaciones de que las refinerías estadounidenses puedan perder su mayor mercado extranjero.

“Es una buena meta para México. Me quito el sombrero ante el presidente electo por tener eso como meta”, dijo Perry, exgobernador de Texas, el estado que más energía produce y que más refina en Estados Unidos.

“Espero que tengan éxito con esa transición”, añadió.

Perry, informó también que conversó sobre las ventajas de la cooperación energética con México, con Alfonso Romo, futuro jefe de oficina del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador.
“Romo y yo nos reunimos para ver cómo la cooperación en el sector energético beneficiará la seguridad e independencia energética de nuestros países”, señaló Perry en un mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter.
Además de su encuentro con Romo, Perry confirmó que este miércoles se reunió en Ciudad de México con Rocío Nahle y Alberto Montoya, secretaria y subsecretario de Energía designados por López Obrador para su gobierno que iniciará el 1 de diciembre.
“Esperamos continuar construyendo sobre nuestra fuerte asociación energética”, comentó Perry sobre las reuniones en México, donde además acudió este día a la inauguración del Mundial de Robótica FIRST Global Challenge 2018 en Ciudad de México.
López Obrador ha anunciado que su gobierno hará inversiones de 304.000 millones de pesos (unos 16.300 millones de dólares) para reforzar el sector energético mexicano y aumentar la producción petrolera.
Estas inversiones serán destinadas a perforar nuevos pozos petroleros para elevar la producción de los 1,9 millones de barriles de petróleo diarios, en la actualidad, hasta los 2,5 millones de barriles en un periodo de dos años.
Además, ha anunciado que se rehabilitarán las seis refinerías que existen en México y se construirá una nueva en el suroriental estado de Tabasco, a fin de que a mitad de su gobierno se deje de comprar gasolina en el extranjero.

–Con información de El Financiero y EFE