Foto: Canal del Congreso

EFE. Ciudad de México. 07 de octubre de 2020.- El Senado mexicano aprobó este miércoles la convocatoria el próximo año de la consulta popular propuesta por el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, para decidir si hay que investigar y enjuiciar por corrupción a expresidentes y otros ex altos cargos.

Con 65 votos a favor, 49 en contra y una abstención, los senadores avalaron la convocatoria de esta consulta que ya fue declarada constitucional por la Suprema Corte de Justicia y que debe ahora ser ratificada por la Cámara de Diputados.

Durante el debate, la senadora Rocío Adriana Abreu, del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena), opinó que la consulta “sentará un precedente histórico en el combate de la impunidad y la corrupción en beneficio de todos los mexicanos”.

En cambio, Damián Zepeda, del conservador y opositor Partido Acción Nacional (PAN), dijo que “la justicia no se consulta, se aplica” y que “si alguien es culpable tiene que ir a la cárcel y si no se le deja en paz”.

La semana pasada, la Suprema Corte de Justicia de México declaró constitucional la consulta popular que quiere convocar López Obrador para decidir si investigar y llevar a juicio a cinco de sus predecesores.

Sin embargo, para no vulnerar la presunción de inocencia de los exmandatarios, la Suprema Corte modificó la pregunta de la consulta quitando los nombres de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-2006), Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

“¿Estás de acuerdo en que se lleven a cabo acciones con apego al marco legal para esclarecer las decisiones políticas tomadas en el pasado por los actores políticos y garantizar la justicia y derechos de las posibles víctimas?”, dice la pregunta consensuada por los magistrados.

De acuerdo con la ley, si la Cámara de Diputados avala la consulta, el Instituto Nacional Electoral (INE) deberá organizarla para agosto de 2021.

No obstante, Morena anunció una reforma constitucional para que la consulta se celebre el 6 de julio de 2021, coincidiendo con las elecciones para renovar la Cámara de Diputados y 15 de los 32 gobiernos estatales del país.

López Obrador, impulsor de esta consulta, defendió este miércoles que se celebre el mismo día de las elecciones para evitar que tenga un coste “exageradísimo”, aunque para los críticos lo que intenta el presidente es estar presente en la campaña electoral del próximo año.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, respondió que el presupuesto para llevar a cabo la consulta no está cerrado todavía y criticó que el Gobierno quiera cambiar la Constitución para modificar la fecha de la consulta.

Según una encuesta del periódico El Universal publicada este miércoles, el 78,1 % de los mexicanos está a favor de que se investigue y se enjuicie por corrupción a los expresidentes del país, pero solo el 58,4 % de la población dice que votará en la consulta popular.