*El agua que está en las presas, no es de México, sino también de Estados Unidos: Gobernador de Texas

Fuente: La Jornada

De no cumplirse el 24 de octubre el Tratado Internacional de Aguas de 1944, que en los términos actuales beneficia a México, existe el riesgo de que Estados Unidos busque una renegociación. La nación vecina estaría en posibilidad de pedir el agua que entrega del río Colorado (mil 850 millones de metros cúbicos al año) a Baja California y que además se incluyan las aguas subterráneas, señaló Blanca Jiménez, directora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En entrevista, explicó que México podría perder la flexibilidad que ahora tiene, ya que para entregar el líquido del río Bravo al país vecino, aquí se define cuándo y cómo se realizan los trasvases, se paga como se puede, si no es en cinco años, hay otros cinco para hacerlo. Y del río Colorado aquí también se le define la forma en que se debe recibir el agua.

Actualmente el déficit en la entrega del río Bravo es de 319 millones de metros cúbicos, con lo cual se ha cubierto 86 por ciento de lo correspondiente al ciclo que comenzó en 2015. Recordó que el ciclo 34 terminó con un adeudo que se cubrió al principio del que corre actualmente y hay un acta que establece que esto no puede ocurrir en el siguiente periodo.

Ante las dificultades de extraer lo que corresponde a La Boquilla, en Chihuahua, indicó que el agua se está abonando de diversos ríos, que son los tributarios del Bravo que vienen de Coahuila y Tamaulipas. También se hizo transferencia del líquido de las presas internacionales, que se utiliza para abastecer a 13 ciudades fronterizas, donde residen 1.2 millones de mexicanos. Señaló que la gente no entiende que el tratado es a nivel de ley, hay que cumplirlo.

A las presiones de los agricultores de Chihuahua se suman las del gobernador de Texas, quien, de acuerdo con Jiménez, en distintas reuniones ha planteado que no entiende por qué no se paga, si el agua está en las presas, dice que el líquido no es de México, sino también de Estados Unidos, donde hay agricultores que también la requieren.

Precisó que desde diciembre del año pasado comenzó el diálogo con los gobiernos. Los de Coahuila, Chihuahua y Nuevo León solicitaron que antes de hacer cualquier maniobra se hablara con los agricultores, lo cual se hizo, y en Chihuahua lo que pidieron fue esperar a que lloviera. Entendemos la preocupación de los agricultores y por eso se les dio el 100 por ciento del agua de sus títulos de concesión.

En relación con el gobernador Javier Corral, intervienen distintas instancias del gobierno que ya habrían entablado diálogo con él, apuntó Jiménez.