*El panista Christian Von Roehrich acusó al gobierno local de regresar a la época de las regencias en las que se respondía a las ordenes del gobierno federal.

Por Gabriela Ávila García

México, 17 Sep (Notimex).- La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, negó estar contra la activación de la alerta de género en la Ciudad de México, aunque destacó la importancia de revisar el mecanismo, pues está vigente en 17 entidades federativas y no se han reducido los casos de feminicidio.

Al presentar su primer informe de Gobierno ante el pleno del Congreso local, sostuvo que su administración no caerá en simulaciones y acusó a las anteriores de quedarse “calladas” en su momento ante el tema.

“Nosotros no simulamos ni tampoco hablamos con hipocresía; estamos convencidos de que debe erradicarse la violencia de género.

“Cuando en su momento el feminicidio se catalogaba como suicidio muchos se quedaron callados, cuando en su momento se hablaba del viejerío muchos se quedaron callados”, reprochó Sheinbaum Pardo.

En una parte improvisada de su discurso de casi una hora ante legisladores locales e invitados especiales, la funcionaria local, no obstante, matizó y expresó beneplácito porque ahora todos están de acuerdo en el tema.

“Me da gusto que ahora haya unidad y busquemos la erradicación de la violencia de género, pero hay que hacerlo conjuntamente, sin simulaciones”, dijo.

Convocó a debatir sobre ese problema a la Secretaría de Gobernación, a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, al Instituto de las Mujeres federal, a organizaciones de la sociedad civil, a diputados locales y a las propias mujeres.

“Tenemos que discutir con organizaciones civiles, diputadas, diputados, con la sociedad, con las mujeres, el significado del mecanismo de la alerta de la violencia de género y cuales son las medidas que se deben tomar y no sencillamente declararla para simular que estamos haciendo algo”, señaló.

Antes, en el apartado de los derechos de las mujeres, la funcionaria hizo un recuento de las acciones emprendidas a nueve meses del inicio de su gestión como elevar a rango de secretaría al Instituto de la Mujer, la red de mujeres que promueve sus derechos en los lugares de más violencia en la ciudad.

También, dijo, las abogadas presentes en los 71 coordinaciones territoriales para dar asesoría y apoyo a la denuncia por violencia sexual y familiar, el fortalecimiento de los centros de justicia para las mujeres de la Procuraduría y la creación de la fiscalía especializada en feminicidios.

Sobre las recientes movilizaciones de mujeres en la ciudad que demandan más acciones para la atención de las víctimas de violencia recordó que se anunciaron medidas emergentes a desarrollarse de septiembre a diciembre.

Entre ellas citó las relacionadas con seguridad para las niñas y mujeres en el transporte público, en los caminos, en los centros de atención a víctimas, así como campañas que visibilicen y cambien conductas.

“Nuestro objetivo es avanzar sustancialmente en la erradicación de la violencia de género y la protección de la integridad de niños, niñas y mujeres”.

Dejó claro que no se utilizará la fuerza pública para reprimir al pueblo durante las manifestaciones y que por ello se desapareció el cuerpo de granaderos. “Se acabó el neoliberalismo y el partido de Estado”, subrayó.

Sheinbaum Pardo aseguró que la Ciudad recupera su camino, pues quedó atrás la época de corrupción, frivolidad, simulación y traición a la ciudadanía.

“Inició un cambio profundo para construir una sociedad más humana, fraterna, solidaria e igualitaria. Sabemos que no hay tiempo que perder porque los ciudadanos nos dieron su confianza y tenemos la palabra empeñada”.

Ante invitados especiales, entre ellos la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien acudió con la representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, así como el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, y funcionarios de su gabinete, la jefa de gobierno llamó a la conversión de la Ciudad de México “en la casa común” de quienes habitan en ella.

“La Ciudad de México es una de las más grandiosas del mundo. Por su historia, su diversidad cultural, sus libertades y, sobre todo, por quienes la habitan. Por ello estamos juntos y juntas reconstruyendo nuestra casa”.

Al fijar su postura respecto al informe, legisladores de los partidos de oposición le reprocharon el incremento de los índices delictivos y el perredista Jorge Gaviño pidió la activación de la alerta de género para la ciudad.

El panista Christian Von Roehrich acusó al gobierno local de regresar a la época de las regencias en las que se respondía a las ordenes del gobierno federal.

En tanto el coordinador de Morena, Ricardo Ruiz Suárez, acusó de hipócrita a la oposición al señalar que cuando fueron gobierno “no hicieron nada” con los problemas de ciudad, en particular los relacionados con la inseguridad pública y los feminicidios.