Los robos a trenes de carga en Guanajuato y Querétaro se dispararon después de que el Gobierno federal cerró las llaves del huachicol al Cártel de Santa Rosa de Lima. Expertos en temas de transporte de carga coincidieron en que, de los dos vagones que hasta el año pasado eran saqueados cada semana, en este primer semestre se incrementó hasta a tres vagones diarios.