*La sociedad moderna ha creado enfermedades, entonces a quien hay que curar es a la sociedad, hay que sacarla de los tantos errores cometidos contra la madre naturaleza

 

Alejandra Campos

Medicina ancestral

“Según la definición de la Organización Mundial de la Salud, la medicina tradicional ancestral es: La suma total de conocimientos, habilidades y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias oriundos de las diferentes culturas,…

El pasado es el futuro que necesitamos para la sobrevivencia, la forma en que nuestros ancestros veían el mundo era lo más cercano a estar en armonía con la naturaleza, abuelos o bisabuelos, siempre nos enseñaron amar la naturaleza, proveernos de ella, cuidarla y amarla. Ahora recurrimos a remedios que ellos nos dejaron, después de entender que la medicina actual nos enferma en otras áreas del cuerpo, entonces pudiéramos pensar en tener un libro de conocimientos de nuestros familiares, por ejemplo ellos nos recomendaban: la manzanilla y hierbabuena para molestias estomacales, el boldo y tomillo para la garganta, el jengibre, perejil, cabellitos de elote para los riñones, para padecimientos del hígado al igual que artritis o artrosis la hoja de menta y cúrcuma,  para la hipertensión la canela, el ajo, orégano y aceitunas, para la piel el romero, melisa, menta, árbol de té, té verde, manzanilla, el té de toloache para mal de amores, esta planta tiene un nivel de toxicidad que quita la voluntad por su importante contenido de alcaloides, que afectan el sistema nervioso, provocan un aumento de la temperatura del cuerpo y la pérdida de memoria inmediata, así como alucinaciones visuales.

Hay hierbas como esta que debe de ser tratada con respeto, pues provoca una reacción química delicada en el cerebro, todas la hierbas deben ser tratadas con respeto y lo mejor para ellos es el conocimiento (si te interesa el tema la UNAM tiene una maravillosa bibliografía que puedes consultar de manera física o digital, el “Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana”)  Toda esta sabiduría y mucho más la poseían nuestros antepasado, curaciones acompañadas de rezos, meditaciones y ceremonias, no sólo era la sanación física sino la espiritual, el amar la naturaleza y a nosotros mismos, respetarla es respetarnos, entender que la tierra es sabia y ella nos provee de todo lo necesario, sin embargo poco la hemos escuchado a pesar de estar en un punto crítico de la existencia del mismo ser.

 El tiempo no existe, el pasado o el futuro no son lineales, así lo piensan los médicos indígenas, la medicina ancestral no es antigua es cíclica, es inspiración, y debe regresar y regresará para el bien de todos 

La medicina ancestral no puede curar el cáncer o el SIDA, porque hay que buscar la raíz, y desde la raíz se puede encontrar el mal para evitarlo.

La sociedad moderna ha creado enfermedades, entonces a quien hay que curar es a la sociedad, hay que sacarla de los tantos errores cometidos contra la madre naturaleza errores como la creación medicinas antinaturales elaboradas con productos sintéticos, errores como la idea de matar para sobrevivir,  vivir de seres muertos, la humanidad se come a la muerte y por lo tanto su cuerpo muere lentamente con dolor enfermedades y sufrimiento, la humanidad provoca ese dolor a los animales y a la tierra y esta mala vibración regresa. A los animales se les debe amar y respetar, rendir tributo agradecer, no matar, no envenenar, no comer.

La población indígena se ha destacado por cuidar la biodiversidad del planeta que llega a ser preservada hasta en un 80% y tiene como objetivo promover la transmisión del conocimiento ambiental de manera generacional por lo que los gobiernos y el mundo entero debe agradecer de la única manera respetando su vida, su organización, incluyéndolos dentro de nuestro mundo alejar el racismo y la xenofobia de la cuál siempre han sido objeto de rechazo y apoyar su integridad cultural, gozando de todos los derechos y garantías establecidas por las leyes de cada país

Y volviendo al tema de la medicina ella se encuentra presente en todas las regiones y pueblos de México y ello  identifica a cada cultura, cada región aporta conocimientos, sabiduría. El intercambio de conocimientos entre un poblado y otro todavía ha enriquecido más este saber. 

Lo necesario sería crear alianzas, el conocimiento ancestral indígena es de sumo valor darle el lugar que se merece, fomentando el consumo de una dieta sana y consumiendo la medicina alternativa, con hierbas y plantas para el cuidado de nuestro cuerpo y la preservación del medio ambiente, la prevención como punto fundamental para salvaguardar una vida sana para la humanidad y el planeta. 

LA MEDICINA ANCESTRAL PROMETE RENACER