*Se ahoga la actual terminal, advierte el dirigente de ASPA, Rafael Martín Díaz Covarrubias

 

Otro País Noticias, Ciudad de México 14 de agosto de 2018 (Notimex).- A los pilotos del país no les interesa dónde se construya el nuevo aeropuerto de México, puede ser en Texcoco o en Santa Lucía, porque lo más importante es que cumpla con todos los requisitos de seguridad para los usuarios y se puedan realizar operaciones seguras de aterrizaje y despegue, afirmó Rafael Martín Díaz Covarrubias.

Estableció que el Aeropuerto Internacional “Benito Juárez” de la Ciudad de México está a punto de llegar a la saturación y es necesario que se tome una decisión lo más pronto posible, con el fin de beneficiar económica y turísticamente al país, que las inversiones en la industria aeronáutica sigan creciendo.

“Por más de 25 años y por decisiones políticas se ha venido posponiendo esta obra que es vital para el desarrollo de México”, comentó.

Entrevistado por Notimex, el secretario general de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores consideró que el país necesita una nueva terminal aérea en la Ciudad de México, porque el actual esta saturadísimo, casi se está ahogando y la conectividad sigue siendo limitada.

“El sector aéreo necesita crecer y esperamos que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador esté enterado realmente de esta situación”, comentó.

Destacó que los pilotos afiliados a ASPA están preparados para participar en la consulta que pretende realizar la próxima administración con especialistas en esta actividad.

“Quién más que nosotros sabemos lo que sucede en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pues todos los días nos enfrentamos a diversos problemas que van desde el atraso de despegues y aterrizajes, encharcamientos y niebla que se presenta por las mañanas, sobre todo en la época de otoño e invierno que provoca el retraso de salidas y llegadas”, dijo.

Indicó que el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, conoce a la perfección la capacidad de los pilotos mexicanos, por lo tanto, su voz debe ser escuchada y tomada en cuenta a la hora de tomar decisiones.

Comentó que esta nueva coyuntura que está viviendo México obliga a un momento de reflexión sobre los retos que se le presentan al sindicalismo del país y la importancia que estos tienen en el entorno económico, político y social.

Manifestó que uno de los cambios que la población demandó a raíz de los resultados de las elecciones del 1 de julio, es tener un movimiento obrero democrático, que actúe con base en la planeación, pero con estricto derecho y en donde se privilegie el diálogo y la negociación como primera forma de lucha.

También es necesario, abundó el integrante de la presidencia colegiada de la Unión Nacional de Trabajadores, que se fomente la transparencia y la rendición de cuentas y que se impulse la pluralidad, preservando la unidad interna; como lo ha hecho ASPA a lo largo de su historia.

“No deseamos que las aerolíneas mexicanas vuelvan a sufrir los quebrantos que se dieron durante las administraciones de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, en donde por un lado se apoyó totalmente a Mexicana y se dejó a su suerte a Aeroméxico, luego ocurrió lo contrario, se declara en quiebra a la primera y se vende a la segunda a un grupo de empresarios que han invertido para sacarla adelante y poder competir con las líneas extranjeras”, expuso.

Ya no queremos, abundó, que se repita esta historia y por eso es fundamental tener una política aeronáutica integral, en donde los sindicatos de pilotos, sobrecargos y trabajadores de tierra puedan elegir libre y democráticamente a sus dirigentes y terminar de una vez y por todas con los llamados sindicatos de protección patronal.

Advirtió que estas organizaciones gremiales sí les hacen mucho daño a los trabajadores que están agrupados en gremios que los defienden y que luchan de manera permanente por la democratización del mundo laboral.

“Nos ponen freno a nuestras negociaciones salariales y contractuales y esperamos que las nuevas autoridades laborales tomen cartas en el asunto y se ponga fin a los llamados contratos de protección y a los sindicatos que no representan a nadie”, aseveró.

Resultado de imagen para Texcoco o Santa Lucía, opciones para el nuevo aeropuerto, dicen pilotos

Insistió en que es necesario una política integral en esta industria que es tan importante para el desarrollo económico del país. Es fundamental una verdadera política aeronáutica en México, subrayó.

Externó que la aviación mexicana no puede ser moneda de cambio de nadie, ni refugio de quienes buscan negocios fáciles y fraudulentos.

Ratificó su disposición e interés de trabajar con las autoridades correspondientes en el diseño e implementación de una política aeronáutica nacional integral.

Díaz Covarrubias aseguró que buscará siempre el diálogo como forma de negociación para defender los derechos y conquistas de los pilotos.

Consideró que debe haber una separación en la Comisión Nacional Investigadora y Dictaminadora de Accidentes de Aviación, a fin de que cada una realice la labor que le corresponde y “no ser juez y parte al mismo tiempo”.

Expresó que las negociaciones con las diferentes líneas aéreas siempre han sido difíciles por el entorno económico, sin embargo, a través del diálogo y la negociación es como siempre hemos salido adelante en nuestras demandas de aumento salarial y en la revisión de los contratos colectivos de trabajo.

Insistió en que es momento de que el sindicalismo mexicano demuestre a todos que tiene madurez y que no le tiene miedo a nada. Lo único que exige es que se respete la ley y que todo se sujete a lo que establece la Constitución.

La Ley secundaria de la reforma laboral en materia de justicia laboral debe ser discutida a fondo por todos los involucrados y no sólo escuchar la postura de una voz, acotó el dirigente sindical.

Es necesario la transformación del mundo laboral para estar acordes a los nuevos reclamos que hará la sociedad con la llegada a la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador, finalizó.