Transporte público, choferes de camiones urbanos, camionetas Urvan y taxis colectivos en Acapulco pararon labores como protesta ante la ola de violencia que afecta al sector luego del incendio a cuatro unidades en calles del destino turístico guerrerense.

La zona poniente, las unidades que van a Coyuca de Benítez, y la ruta Hospitales del área urbana suspendieron totalmente el servicio.

Aunque desde este jueves, algunos transportistas realizaron el paro de actividades, fue hasta hoy cuando varios conductores se sumaron tras un enfrentamiento entre policías ministeriales con un grupo de supuestos sicarios, en donde murieron tres de éstos últimos.

En el enfrentamiento con los agentes estatales en la comunidad de La Sabana, habría muerto Oscar Aguilar, alías «El Robavacas», quien supuestamente es líder de una facción del Cártel Independiente de Acapulco (CIDA) al que también pertenece «El Capuchino».

El gobernador Héctor Astudillo Flores informó que el incendio de tres vehículos del transporte público en Acapulco, fue “un choque entre dos grupos delictivos”.

El miércoles, dos camiones urbanos y una Urvan fueron incendiados en Acapulco. El hecho sucedió dos días después de que unos 500 transportistas se manifestaron en la Costera, para pedir a los gobiernos federal, estatal y municipal que detengan a presuntos líderes delictivos que les cobran cuota y asesinan a choferes.