Otro País Noticias, Washington, 7 de septiembre de 2018.- El presidente estadunidense, Donald Trump, amenazó hoy con imponer otros 267.000 millones de dólares en aranceles a China, que se sumarían a los 200.000 millones que su gobierno está preparando.

También amagó a Canadá con imponerle “devastadores” aranceles a las importaciones de automóviles.

En declaraciones a los periodistas en el avión presidencial Air Force One, Trump afirmó que la implementación de los aranceles a productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares “podría producirse muy pronto, dependiendo de lo que ocurra con ellos”.

“Y odio hacer esto, pero detrás de eso vienen otros 267.000 millones que están preparados para ser impuestos rápidamente si yo quiero”, anunció el presidente.

Si se llegaran a imponer todos esos aranceles, cubrirían con creces el valor total de los bienes chinos importados por Estados Unidos, según datos oficiales del Gobierno estadounidense.

En 2017, Estados Unidos importó 505.000 millones de dólares en productos de China, una suma que quedaría cubierta por los inminentes aranceles por valor de 200.000 millones, los 50.000 millones que ya ha impuesto Washington desde julio pasado y los 267.000 con los que amenazó hoy Trump.

“Estoy siendo duro con China porque tengo que serlo. Se están llevando 500.000 millones de dólares al año (de aquí). No puedo dejar que eso ocurra”, afirmó el mandatario.

Trump dijo, no obstante, que “hasta cierto punto, dependerá de ellos” si Washington sigue adelante con los 200.000 millones de dólares más en aranceles o no.

Por su parte, China amenazó este jueves con tomar “las contramedidas necesarias” si Estados Unidos impone finalmente esa nueva tanda de aranceles a productos chinos, según el Ministerio de Comercio (MOC) del gigante asiático.

El presidente Donald Trump también amagó hoy a Canadá con imponerle aranceles a las importaciones de automóviles y dijo que eso sería “devastador” para el país vecino, en plenas negociaciones con Ottawa sobre el nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“No quiero hacer nada malo a Canadá. Podría, sólo tendría que imponer aranceles a sus automóviles, y sería devastador”, afirmó Trump en las mismas declaraciones a los periodistas que le acompañan en el avión presidencial rumbo a Fargo (Dakota del Norte), en el centro-norte del país.

El mandatario indicó que a veces es acusado “de ser demasiado duro con Canadá” pero remarcó que Ottawa “ha estado timando a EU durante mucho tiempo”.

“Ellos tienen que tratarnos de manera justa”, dijo Trump sobre Canadá, tradicionalmente uno de los principales aliados y socios comerciales de Estados Unidos.

Los equipos negociadores de ambos países retomaron este miércoles las reuniones para tratar de incorporar a Canadá al nuevo TLCAN, después de que Washington llegase a un acuerdo con México la pasada semana.

Minutos antes de que se conociesen las declaraciones de Trump, la ministra de Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, afirmó a su llegada a la Oficina del Representante de Comercio Exterior de EU, Robert Lighthizer, que las conversaciones continúan dentro de un “buen ambiente” y son “constructivas”.

Sin embargo, las posturas entre Canadá y EU siguen alejadas en materia del sistema de resolución de disputas, que Estados Unidos quiere suprimir, y la exigencia de Trump de aumentar el acceso al mercado canadiense de productos lácteos estadunidenses.

Asimismo, Canadá insiste en mantener la excepción cultural para proteger su sector audiovisual.

Estados Unidos y México llegaron la semana pasada a un acuerdo preliminar para reformar el TLCAN, y Trump envió una carta al Congreso en la que informaba de su intención de firmar un acuerdo comercial con su vecino del sur y dejaba fuera, pero con la puerta abierta, a Canadá. (EFE)