*Las autoridades investigan si se trató de un ataque terrorista.


Otro País Noticias, Bruselas, 29 de mayo (Notimex).- Un hombre asesino este martes a tres dos policías y un civil en la ciudad belga de Lieja, antes de ser abatido por las autoridades.

El suceso ocurrió sobre las 10:30 horas locales en el centro de la ciudad, a unos 100 kilómetros al este de Bruselas.

Según la agencia de noticias Belga, después de matar a los policías y a un civil que se encontraba dentro de su vehículo, el tirador se atrincheró en una escuela secundaria, donde tomó a una mujer como rehén.

Las fuerzas del orden intervinieron y lograron neutralizarlo. Dos policías resultaron heridos en el altercado.

Testigos consultados por la agencia Belga afirman haber oído al hombre gritar “Allah akbar” (Dios es el más grande, en árabe) al ser alcanzado por los disparos de la policía.

La red de televisión pública belga RTBF informó que el hombre sería un presidiario en licencia penitenciaria desde el lunes.

Benjamin Herman, 35 años, originario de Rochefort, estaba detenido por robo y tráfico de drogas, y no era conocido por radicalización.

Sin embargo, la fiscalía belga acredita que el ataque tenía motivo terrorista y que el hombre podría haberse radicalizado en prisión.

Descrito como marginal, inestable y violento, Herman tenía varios pasajes en prisión por robo y tráfico de drogas, pero no era conocido por radicalización.

Herman, quien de acuerdo con la fiscalía estaba “buscando” a policías, atacó primero a dos policías por la espalda con un arma blanca, antes de arrebatar la pistola de una de ellas y disparar contra ambas, causando su muerte.

El asesino continuó su camino y, más adelante, abatió con un tiro a hombre de 22 años que entraba en su coche.

Enseguida, se atrincheró en una escuela secundaria, donde tomó como rehén a una trabajadora del local.

El centro de crisis belga acompaña las investigaciones, informó el ministro del Interior, Jan Jambon, en su cuenta de la red social Twitter.

El rey Felipe y el primer ministro Charles Michel acudieron a Lieja por la tarde para dar sus condolencias a las fuerzas del orden e informarse sobre el avance de las investigaciones.