*El canciller venezolano, Jorge Arrea, dice que es falso que su gobierno involucrara directamente a esos países en el atentado contra el presidente Maduro.

Otro País Noticias, Naciones Unidas, 24 de septiembre (Notimex).- Venezuela aclaró hoy que no ha acusado a México, Chile o Colombia de estar involucrados en el supuesto atentado contra el presidente Nicolás Maduro.

El canciller venezolano Jorge Arreaza aseguró que es falso que el gobierno de Maduro haya señalado directamente a dichos países de prestar ayuda al supuesto terrorista que participó en el ataque fallido.

México rechaza acusación de Venezuela por ataque a Maduro

En rueda de prensa en la sede de Naciones Unidas, Arreaza asentó que Venezuela esperaría que los gobiernos de esas naciones investigaran si alguno de sus funcionarios ofreció prestar ayuda a los supuestos terroristas.

Recordó que el gobierno de Venezuela cuenta con la confesión de uno de los supuestos participantes en el atentado del pasado 4 de agosto, identificado como Henryberth Emmanuel Rivas Vivas.

Resultado de imagen para Venezuela desmiente acusación contra México, Chile y Colombia

“Venezuela no ha acusado de absolutamente nada. Ayer se hizo público el testimonio de uno de estos terroristas que confesó por completo su participación en el evento”, declaró el canciller.

Añadió que “esta persona confesó que en sus planes de fuga le recomendaron acudir a la Embajada de Chile, que le iba a ayudar a salir de Venezuela, o a la embajada de Colombia o México”.

Arreaza destacó que esperaba que estos países abrieran una investigación para determinar si algún funcionario de sus embajadas, a título individual, había ofrecido la ayuda. Sin embargo, dijo, “reaccionaron de manera extraña, en una especie de fuga para adelante”.

Militares venezolanos recurrieron a EU para derrocar a Maduro: NYT

El atentado, sucedido en un desfile militar en que acudían los altos mandos del gobierno de Venezuela, fue llevado a cabo por drones cargados con explosivos, de acuerdo con el gobierno de ese país.

El gobierno de Caracas arrestó a seis sospechosos del atentado un día después de incidente y, sin ofrecer pruebas, culpó ese mismo día a Colombia.